Close

¿Aun no esta registrado? solicite su clave y usuario. Confirmaremos su cuenta.

lock and key

Ingrese a su cuenta

Account Login

¿Olvidó su clave?

Manual del Obrero Aprobado

OBRERO APROBADO

 

TopINTIMIDAD

A pesar de que servimos al mismo Dios, debe haber entre los
que hacen la obra, la preocupación de no confundir la amistad con la autoridad.

1) El obrero debe amar a todos, pero no debe envolverse con los
miembros, hasta el punto de ir a su casa.

2) No tomar nada en calidad de préstamo con los miembros, sobre todo el dinero,
o pedir préstamos o cheques en el banco.

3) El obrero no debe tomar ventaja de los miembros por su posición. Ejemplo:
ropa, mercadería, etc., utilizando la malicia, su posición creyendo que ellos por ser obreros tiene la obligación de recibir cosas gratis, sino todo lo contrario, el obrero debe predicar con el ejemplo siempre pagando, incluso si el miembro no desea cobrar nada por algún servicio prestado.

4) No debe tener deudas con los miembros, ni usarlos como prestamistas y no deje generar deudas con ellos.

 

“…No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley…”(Romanos. 13:8)

“¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!”(Mateo 18:7)

 

 

TopLIBERACIÓN

1) Posesión: Estado en el que la persona se manifiesta con los espíritus en su cuerpo. La posesión puede ser total o parcial. La posesión es total cuando la persona está totalmente inconsciente. La posesión parcial, es cuando la persona tiene su cuerpo dominado por el mal, pero su mente sabe qué está pasando.

2) La opresión: Estado en el que los espíritus actúan en la vida sin manifestarse, causando los mismos síntomas que una persona poseída.

3) Nerviosismo: sin control, estado de nerviosismo, debe tranquilizar a la persona y decirle palabras de aliento.

4) Los síntomas de la posesión: dolores de cabeza, insomnio, miedo, nerviosismo,
desmayos, visiones de sombras, audición de voces, deseos de suicidio, adicciones, trastornos, enfermedades no diagnosticadas.

 

 

Top¿COMO ACTUAR EN UNA REUNION DE LIBERACIÓN?

a) Al orar por alguien, hay que colocar su mano derecha sobre la cabeza de la persona y la mano izquierda sobre su espalda (si es necesario), o viceversa.

b) No permita que la persona se caiga y se lastime.

c) No tomar el pelo o pellizcar la cabeza o el cuello de la persona.

d) No gritar al oído de la persona, ni moverla hacia adelante y hacia atrás.

e) Nunca orar por la persona en la espalda o apoyarse en ella.

f) Cuando oramos en mujeres embarazadas o personas recién operadas, tener en cuenta que ellas necesitan estar sentadas.

g) No deje que la persona de rodillas durante mucho tiempo. (3 minutos se considera como máximo)

h) Cuando la persona se manifiesta con el espíritu jefe se lo debe atar y se debe dar la orden de abandonar la vida de persona para siempre.

i) No dé cachetadas en la cara de la persona, incluso aunque se necesite para reaccionar.

j) No entrevistar o hablar con los demonios, haciendo preguntas sobre la vida de alguien, porque ellos son mentirosos.

k) Abandonar el hábito de mirar siempre en el momento de la oración fuerte, las
personas que siempre pasan mal (las que manifiestan).

 

 

TopFANATISMO

El fanatismo es la fe sin inteligencia. No todo es “pecado” ni todo es el “diablo”.

Ejemplos:

a) Si una persona que tiene adornos, como un oso, león, perro, pato, palomas o incluso ángeles; esto no está relacionado a la idolatría.

b) Si la persona usa ropa ajustada, el obrero no debe molestar a las personas, el hecho de que la persona usa mini-falda, demuestra que su corazón no ha nacido de nuevo, debe dejarla.

c) Si alguien entra en la iglesia con imágenes en el cuello, o con imágenes
impresa en la ropa no obliguen a la persona a no usarla, porque a lo largo de su vida ella
vivió así y “no por la fuerza” es que dejará de usar. (Zacarías. 4:6)

d) No oprimir al pueblo en la reunión, si ella quiere quedarse sentada, déjela sentada, si sus ojos están abiertos, si no quieren participar o recibir la oración, déjela tranquila, la persona debe sentirse cómoda.

e) Una persona no se convierte de la noche a la mañana, por lo tanto, no debe querer que la persona acepte todo, lo que ella necesita es: “tiempo”. Nosotros debemos animarla,
Guiarla a participar en las reuniones los días miércoles y domingos, y siempre tratar de acompañarla.

 

 

TopHIGIENE

Este es un tema casi totalmente ignorado por la mayoría de los que sinceramente
desean hacer la obra, sin embargo hemos visto a muchos “predicadores” de la Palabra de Dios sin el menor respeto a su propio cuerpo, sin duda, la misma Biblia dice:

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”…(1 Corintios 6:19).

 

 

TopASEO

Limpie los dientes, esto da credibilidad a nuestras palabras. Incluya limpieza dental y tratamientos odontológicos.
Las uñas limpias y bien limadas, nunca unas uñas más largas que otras.
Los zapatos siempre limpios y lustrados.
Usar desodorante o perfume.
Barba siempre bien afeitado y bien peinado el cabello
Uniforme BIEN PLANCHADO Y LAVADO.
(Levítico 21:17-21)

 

 

TopVISITAS

Cuando realizamos visitas, nuestra única intención es llevar a la gente la bendición de Dios y por esta razón los obreros no reciben valor económico, ya que la visita es gratuita.
Aunque la gente le pida llevar los sobres de ofrenda o su diezmo, no es aconsejable hacerlo. La persona debe tomar el sobre en la iglesia y cumplirlo en ella.
Tampoco debe aceptar almuerzo o cena y tampoco comida. El obrero puede
recibir solo un vaso de agua (si es necesario).

a) Las visitas a las casas: No importa si la persona recién llego a la iglesia o si ya es un miembro antiguo, el obrero no debe llegar a la casa de la persona y sacar las imágenes de la pared: si deben guiar a las personas sobre este tema, siempre apoyado con la biblia. Es bueno dejar que el Espíritu Santo trabaje para convencer a la persona.

b) Visitas en hospitales:

1) Durante la visita a un paciente, no debemos ungir la herida del mismo, para evitar
complicaciones con los médicos y enfermeras.
2) Nunca orar en voz alta para no molestar a los demás, o enviar manifestar los malos espíritus, porque la persona que ha sido recientemente operada le puede hacer daño, por lo cual ayudaría al deterioro de su condición de salud.
3) Los obreros no deben ungir a la entrada en una visita a las cárceles, calles o en las paredes ya que es la oración que bendice y también evitamos que la gente piense que es brujería.
4) No hacer ninguna visita sin permiso de su pastor.
5) Nunca haga una visita sola/o, sino siempre dos personas.

 

 

TopEL OBRERO Y EL OBRERO DE DIOS

Los obreros son los que, habiendo conocido al Señor Jesús recibieron el bautismo con el Espíritu Santo y fueron entrevistado por el pastor, pasan a servir al Señor Jesús, con disposición (dentro de sus posibilidades) para trabajar con objetivo de alcanzar las almas perdidas a través del evangelio, ayudando en las reuniones, visitas (hospitales, prisiones, residencias etc…).

Lo que todos los obreros deben ser y tener es:

Siervo: El obrero debe tener en su corazón el deseo de servir, porque siervo no tiene el dominio o el control de su vida. El verdadero siervo es consciente de que su único deber es servir, e incluso después de hacer todo debe ser considerado como un siervo inútil.

Amor: Es necesario que el amor no sea sólo una palabra de cuatro letras, debe de estar en el corazón del obrero de entregarse como Jesús se entregó por nosotros. El amor es dar. El obrero debe saber que las personas necesitan de alguien que tenga algo para ofrecer, el obrero no recibe nada económicamente hablando, ya que su recompensa viene de Dios.

Disposición: El obrero debe tener en su interior, el espíritu de disposición. Y estar preparados para todas las solicitudes que aparecen (una llamada de última hora, vigilias, evangelización, visitas, reuniones especiales, limpiezas). El obrero disponible, no se limita en algunas reuniones, sin embargo él siempre está listo, diciendo: “Puede contar conmigo.”

Satisfacción: La disposición significa que pueden contar con él. Sin embargo, no puede haber orgullo en el corazón del obrero. El obrero no es de ningún hombre, sino de Dios. Él debe tener la alegría, el placer y la satisfacción de lo que hace, o de lo que se le pide que haga. Sin alegría, todo lo que es hecho pierde su valor.

 

 

TopEL OBRERO Y SU VIDA ESPIRITUAL

En el libro de Proverbios 26:20 dice:

“Sin leña se apaga el fuego.”… Proverbios 26:20 .

La razón para el enfriamiento y el estancamiento de muchos OBREROS, se debe a
ausencia de fuego en el interior del corazón, este fuego que ha salido por falta de
leña (la comunión, la santificación y la consagración.)

Un OBRERO nunca estará bien y podrá ayudar a la gente si no se preocupa por su vida espiritual.

Comunión: Es la relación constante con Dios. La comunión del obrero con Dios debe ser todo el tiempo (en el trabajo, en la escuela o en la casa), sus pensamientos, palabras y acciones deben ser unidos a Dios.
Santificación: Es la separación no sólo del pecado sino también de todo exceso que le puede desviar del Espíritu. El obrero santificado, siempre está luchando para que su corazón no este vacío. Es necesario supervisar y saber qué lugar ocupa la santificación en nuestros pensamientos, conversaciones y acciones.

Pensamientos: El obrero no debe vivir sólo para la familia y el trabajo. El puede ver la televisión, ir al cine, la playa, escuchar música, leer periódicos. Debe ser equilibrado.

Conversaciones: En la escuela, en el trabajo o en la casa puede participar de conversaciones que le puede contaminar, ya que hay conversaciones que no contribuyen en nada. Por eso debe apartarse de lo que no lo edifica.

Acciones: Hay entornos que no pertenecen a Dios, clubes, casinos, discotecas, conciertos, festivales de rock. Hay entornos de los que los obreros se deben apartar.

Amistades: Las mejores compañías para un obrero son aquellas que comparten la misma fe que él, ya que muchas compañías de afuera a veces sólo sirven para criticar, burlarse, irritar y poner en duda su fe.

Consagración: La consagración es la entrega de nuestro espíritu y que dicha entrega se tiene que reforzar día a día. El obrero debe vivir una vida de consagración y entrega. Esto ocurre cuando ayunamos y oramos, nos dedicamos a la lectura y conocimiento de la palabra, las vigilias, la obra de evangelización, visitas. Cuanto mayor sea la entrega, mayor será la acción de Dios. Cuanto más bajo es la entrega es menos la acción de Dios en nosotros.

 

 

TopEL OBRERO Y EL PUEBLO

Nunca se puede amar y agradar a Dios sin que antes, mostremos nuestro amor por nuestro propio pueblo, y es así que Dios traerá más personas a la iglesia. El obrero debe tener conocimiento de que la iglesia es frecuentada por personas de diferentes razas (negros, blancos, africanos, indios, Europeos) diferentes niveles (pobres, ricos, educados y analfabetos), diferentes edades (niños, adultos, jóvenes, ancianos), las personas en su mayor parte no son convertidas, por lo cual deben comprender ciertas actitudes y manifestaciones de las personas. Sin embargo, cada obrero no puede olvidar la forma de comportarse con todo el mundo:
Amabilidad: La amabilidad es un tratamiento que lleva al obrero a recibir con alegría a todas las personas sin discriminación. La primera apariencia es la que se guarda cuando va a un lugar y son mal recibidos, no tenemos ninguna razón para volver. El obrero sabe expresa la alegría y la felicidad, para los que ya son conocidas y también para recibir a aquellos que son nuevos, lo que hace que se sientan bienvenidos.

Atención: Es común que las personas se dirijan a los obreros, y todas las veces que eso ocurra el obrero no debe corre o huir, ni mirar a los costados o dejar que la persona hable sola, pues es desagradable la falta de atención. Nunca mirar el reloj ni distraerse cuando alguien habla con usted, busque siempre mirar los ojos de la persona y escuchar sus palabras.

Cariño: La gente en este mundo sólo recibe malos tratos, el desprecio, el abandono, viven marcados por el trauma, los disturbios y el odio.
El afecto es el bálsamo que la gente necesita, no el látigo. El acto de amor con
amabilidad, sus palabras no son para ofender o maltratar a las personas. Hay que ser buenos con todos, desde niños a los ancianos, porque la gente necesita a alguien que les ofrezca lo que el mundo no tiene para ofrecer.

Educación: La educación es esencial para el obrero porque el obrero educado sabe respetar a la gente. Nunca se debe golpear a alguien verbal o físicamente. El obrero no debe golpear a un niño, el obrero educado no necesita ser arrogante, el sabe decir por favor, perdón y gracias.

Confidencial: El obrero no debe comentar, preguntar y mucho menos familiarizarse de absolutamente nada de lo que la persona le dijo durante el servicio. Solo en el caso que el pastor le pregunte, entonces debe decirle a su pastor lo que está sucediendo con la persona o lo que ella está necesitando.

Consejo: El obrero de manera ninguna debe mandar a la persona dejar su tratamiento o la medicación administrada por el médico, y no deben orientar o dar a entender que la persona se vaya de su casa. Si el problema que la persona está experimentando es grave o delicado o fin del matrimonio y el obrero no sabe cómo guiar por la falta de experiencia, usted debe orientar a la persona para hablar directamente con el pastor.

 

 

TopLOS OBREROS Y LOS OBREROS

Sin unión, no se puede construir, sobre todo la obra de Dios, para hacer el trabajo que se lleva a cabo es necesario que el espíritu entre los OBREROS sea de unión. Pues la división hace que un reino ya no exista. ¿Cómo el Reino de Dios puede existir si no hay unión entre nosotros?
¿Cómo los OBREROS tienen que vivir unos con otros para que haya una unión perfecta?

1. Buenos ojos: El obrero debe tener buenos ojos y pueden tenerlo sólo cuando se mira a su amigo viendo sus cualidades y no mirando sus fallas, porque los malos ojos ven los defectos, con el fin de destruir. Antes de mirar a su amigo debe de saber que usted tampoco es perfecto.

2. Corazón Limpio: El corazón es el centro de nuestra comunión con Dios, cuando el corazón del obrero tiene sentimiento de odio, envidia o resentimiento ante otro obrero, se está separando de la gracia de Dios. El corazón debe estar limpio de cualquier sentimiento en contra de alguien.

3. Sinceridad: Esto es lo contrario de la mentira, la hipocresía (hipócrita: una persona que habla mal o hace aquello que no cree o no siente). El obrero debe ser verdadero. No debe abarcar y tratar bien a su compañero delante de él y luego a sus espaldas hablar mal, delante de él reírse y concordar, pero detrás no concuerda con nada. Nunca debe comentar con otros, cualquier defecto, error o falta de su amigo, sino con el propio obrero, con el fin de ayudarle.
4. Perdón: El obrero tiene que tener en su corazón el don de perdonar, listo para olvidar cualquier malentendido. Nunca debe guardar ningún sentimiento en relación con otro obrero.

5. Consideración: Cuando el obrero tiene en su interior consideración, él sabe cómo respetar al otro obrero, pues esta nos lleva a dar importancia al compañerismo, porque no hay ninguno obrero mejor que otro, sin importar la edad o el tiempo de obra, todos son iguales. Los obreros de más edad y de mayor tiempo de obra deben ser ejemplo, tener el respeto y el amor por los jóvenes.

6. Amor Fraternal: Los obreros no sólo debe entender el término de hermano, sino vivir como hermanos, los hermanos verdaderamente luchan juntos, se defienden entre sí, y nunca están distantes unos de otros.

 

 

TopEL OBRERO Y LIDERAZGO

Es importante que los OBREROS sepan que existe una jerarquía en la iglesia.
La escala de la autoridad en orden: obispo, pastor, auxiliar e incluso los obreros.
Al actuar en contra de una autoridad espiritual es luchar contra el mismo Dios.
Sumisión: La sumisión de los obreros es estar siempre dispuesto a seguir cualquier dirección, ya sea propuesta por el obispo, pastor u otro obrero (que tiene la autoridad).

Temor: El obrero debe tener temor, de nunca pensar o actuar en contra de
una autoridad espiritual, es el temor que evitará el pecado contra Dios. Aunque haya fallas en el liderazgo o injusticia, el obrero debe mantenerse temeroso.

Humildad: El obrero sabe escuchar, acepta las enseñanzas y la corrección que proviene de la autoridad espiritual, también de sus amigos los obreros. La humildad nos lleva a reconocer nuestra pequeñez, nos permite aceptar y escuchar.

Obediencia: El obrero obedece y cumple con sus obligaciones de corazón. La obediencia por obligación, o obedecer por temor a ser perjudicado, no tiene ningún sentimiento de amor o alegría, por lo tanto, no es aceptado por Dios.
El corazón obediente es el que hace todo con alegría y entusiasmo.

 

TopEL OBRERO Y SU FE

El obrero como cristiano y como obrero, tiene la responsabilidad de presentar un buen testimonio, no sólo en la iglesia, pero sobre todo ante su familia y todos los que le rodean. El mal testimonio, es el que hará que la gente que le rodea, se vacune contra la Iglesia y especialmente contra el Señor Jesús. El obrero siempre está siendo observado por la gente, y así que como el Señor Jesús dijo, que nosotros somos la sal de la tierra, pues la sal da sabor y también preserva la integridad.

Sabor: Su conducta despierta en la gente el deseo de conocer a Cristo.

Conservar: El obrero por su testimonio, conservará la gloria, el poder y El amor de Dios.

Esterilizar: El testimonio del buen obrero, mata las malas lenguas, las calumnias y el trabajo del diablo.

Lengua: El obrero tiene que tener cuidado con su lenguaje, no debe ser charlatán, chismoso ni calumniador, para no crear conflictos y discordia entre las personas. No debe mentir, ni decir palabras vulgares, no debe decir lo que no ve ni tampoco lo que no conoce, ni aun hablar en contra de las autoridades espirituales.

Comportamiento: el obrero no puede ser orgulloso, egoísta, codicioso, traidor. No debe vivir pidiendo prestado ni debiendo nada a nadie. No puede ser aprovechador (abusando de la buena voluntad de aquel que es bueno corazón).

Carácter: Sé fiel, no faltar en sus compromisos con nadie (no llegar tarde al trabajo, no inventar excusas para no hacer las tareas, no aceptar sobornos).
Ni faltar en sus compromisos con Dios (cumplir con su escala, participar en las reuniones de obreros y la búsqueda del Espíritu Santo, sin olvidar sus ofrendas y la fidelidad en los diezmos).

Temor: El temor le hará luchar contra el pecado en todo momento donde quiera que esté, el es la conciencia de que Dios nos ve.

 

“Job era, perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal”(Job 1:1)

 

 

TopEL OBRERO Y LA IGLESIA

 

“… No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. “…(Hechos 6:2)

 

Todo el trabajo dentro de la iglesia tiene su valor precioso, tanto durante una reunión (para orar por el pueblo), cómo hacer una visita, evangelizar, hacerse cargo de los preparativos de una campaña, limpiar la iglesia, etc. Todo esto tiene su valor e importancia delante de Dios.
Sin el trabajo de todos los obreros es difícil, por lo que el obrero no puede limitarse sólo a asistir a las reuniones en el salón, pero también tiene que estar dispuesto a ayudar y hacer con que el pastor se pueda dedicar más a la palabra de Dios. Ya que las visitas, evangelización, propositos, limpieza de la Iglesia…. están bajo su responsabilidad.

Visitas: Hacer visitas siempre con el permiso del pastor, de dos en dos. En ciertos lugares se debe usar la sabiduría para orar (hospital). No se debe recibir ningún dinero ni cobran nada. No ataque la fe de la gente (“no creyentes”). Sea paciente, suave, cuando se hace visita con fe y sabiduría, crea que la transformación la hace Dios.
Evangelización: El obrero debe saber que evangelizar, es el más grande trabajo, tanto dentro como fuera de la iglesia. Sea educado en el discurso, hablar con seguridad. No pierda el tiempo con aquellos que no quieren oír. No discuta o hable de la Biblia con la gente que no aceptan el trabajo de evangelización que el Señor Jesús nos dio.

Campañas: Cuando hay una distribución de algo, como el aceite, sal, rosas, nunca haga las cosas en la última hora, todos deben colaborar y de esa forma se hará en poco tiempo y organizadamente.

Limpieza: A pesar de que el trabajo de limpieza parece innecesario e
insignificante es el más visto por Dios, porque Él tiene la oportunidad de ver el corazón de cada obrero en relación con el celo y el cariño por su casa. Hay muchos obreros a quienes les gusta aparecer en la iglesia cuando está llena, bien vestidos (de uniforme), pero no aparecen cuando la iglesia está vacía y en la necesidad de la limpieza (tanto en la fecha fijada para la limpieza y después de las reuniones).
Dios sabe de las cosas pequeñas que uno hace por amor a Él, nunca esperar a que otros tomen la actitud. El obrero celoso se siente incómodo con el desorden en la casa de Dios. Cuando se reúnen para la limpieza este obrero siempre está dispuesto.

 

“Si alguno me sirve que me siga, y donde yo esté, allí también estará mi servidor.
Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.”(Juan 12:26)

 

TopEL PATRIMONIO ENCOMENDADO

Ame su ministerio:
Dios le ha llamado al ministerio y por esa razón usted se ha entregado para poder servir a Dios más efectivamente. A través de su ministerio, acuérdese siempre de su deseo de servir a Dios. Eso es el motivo más puro y noble que le puede sostener en los tiempos difíciles y usted debe guardar ese recuerdo como la medida de su ministerio. Ame el ministerio que Dios le ha encomendado.
Dios le puede llevar por caminos y experiencias no previstas ni imaginadas. Servimos un día a la vez, muchas veces sin entender los propósitos de Dios, ni saber el impacto que tenemos en las vidas de otros. Pero llegará el día en que podremos ver hacia atrás y ver que sí hemos logrado algo de valor. Tome orgullo en sus logros, porque fueron bendecidos por Dios. Ame su ministerio, porque Dios está en el.

Dios en su infinita sabiduría sabe porque le ha llamado al ministerio. Quizás usted no puede entender la razón, pero Dios le escogió antes de que naciera. Quizás su vida ha sido difícil, y usted ha sido víctima de abusos y maltratos. Quizás usted ha sufrido el rechazo y el desprecio de otros. Quizás usted ha tenido que pasar necesidades. Pero Dios no se olvidó de usted, le ha amado, y ahora le ha llamado a ser un príncipe en su reino, un obrero del evangelio, su representante en la tierra. Ame su ministerio de obrero, el patrimonio que Dios le ha encomendado.
Si Dios le ama y le valoriza tanto, usted mismo se debe de querer y cuidar. Ámese a si mismo para que cuando usted cumpla el mandato “de amar a tu prójimo como a ti mismo”, realmente tendrá sentimientos valiosos que dar.
No importa si en su pasado hubo derrotas, errores o pecados. Dios le ha perdonado y ahora le ha apartado para su servicio. Ame su ministerio porque es señal de que Dios le ha santificado.
Cómo hacer creíble su ministerio:

Dios cree en usted y en su ministerio, pero es necesario poder enfrentar al mundo efectivamente de una forma creíble. Con ese fin su iglesia le ha llamado para ser un obrero.
Lo que usted puede hacer para hacer creíble su ministerio es estudiar la Biblia. Si usted habla de Dios es necesario que conozca íntimamente su Palabra. Hay que meditar en ella a diario para conocer al Maestro y poder compartir su mensaje a este mundo necesitado. Guarde la Palabra en su corazón para no pecar contra Dios.
No deje de educarse utilizando los materiales que la iglesia ha preparado para sus miembros. También es necesario formar una biblioteca profesional de literatura cristiana que incluya comentarios bíblicos y libros.

Acepte la crítica con gracia:
Quisiéramos que todo el mundo respetara al obrero de Dios, pero igual como la gente rechazó el mensaje de Cristo, y aún al Salvador mismo, llegará el día que usted sentirá el reproche del mundo. Lo más cortante es cuando los mismos familiares no entienden lo que uno quiere hacer y no apoyan sus esfuerzos. En esos momentos, acuérdese que usted fue llamado a servir a Dios y no a los familiares. Póngase a trabajar; póngase a ayudar a las personas, y no deje que nadie le detenga ni le desanime. Con el tiempo verán las vidas tocadas y transformadas bajo su ministerio y eso acabará con las dudas.
Infortunadamente, la crítica puede venir de parte de otros obreros que no comparten la visión de la iglesia. A un siervo de Dios en comunión con el Padre Celestial, le daría gusto ver su ánimo para servir a Dios y quisiera compartir con usted sus experiencias. En el grupo júntese con personas positivas, que sirven a Dios gozosamente. Pero sea maduro y comprenda que siempre habrá personas que no van a querer juntarse con usted por la simple razón de que no están en la misma comunión. Algún día la iglesia entera tendrá que rendir cuentas a Dios por sus muchas divisiones. Usted siempre sea positivo y cooperativo con otros en el ministerio. Servimos al mismo Dios y su Reino.

Los que nos aman entenderán nuestro deseo de servir a Dios. La vida es demasiado corta para perder el tiempo oyendo la crítica de la gente. Manos a la obra…

Si hemos de ser criticados, que sea por los inconversos de este mundo. Que seamos criticados por hacer el bien, y no el mal. Que seamos criticados por seguir a Cristo. Me acuerdo de un relato tomado de “Don Quijote de la Mancha” cuando él había sufrido mucha crítica en un pueblo. Por la noche se retiraron del pueblo él y su ayudante. Sancho Panza le dice: “Señor, hasta los perros nos están ladrando.” A lo cual contesta Don Quijote: “Es bueno, porque es señal de que cabalgamos.” En inglés hay un dicho mucho más rudo. Dice: “Los perros pueden ladrar, pero el tren sigue su camino.” Tome la crítica como señal de que su ministerio es efectivo, sabiendo que usted marcha en el poder de Dios. Nada le puede detener. Por eso, ame a su ministerio porque es poderoso y puede ser la salvación de mucha gente.