Close

¿Aun no esta registrado? solicite su clave y usuario. Confirmaremos su cuenta.

lock and key

Ingrese a su cuenta

Account Login

¿Olvidó su clave?

La cabeza y el corazón

02 sep Publicado por en Mensajes De Fe | Comentarios
La cabeza y el corazón
 

Cuando Dios creó el cuerpo humano, ya lo hizo con el siguiente formato, de arriba hacia abajo, primero la cabeza y después el corazón, pues Dios está arriba. Si Él estuviese abajo, tal vez hubiera colocado la cabeza en el lugar del corazón. Eso muestra que nuestra razón, que significa entre otras cosas nuestra facultad de razonar, de comprender, de establecer relaciones lógicas, no puede estar por debajo del corazón, que tiene como definición entre otras, ser el centro de las sensaciones, percepciones y emociones.

Obreros(as), cuando somos conducidos por las emociones del corazón, aun teniendo razón, terminamos perdiendo el control de la situación. Tanto en lo que respecta a entregarse a las pasiones de la carne, como en un momento de nerviosismo en el que las emociones dominan a la razón y se toman actitudes o se profieren palabras que acaban hiriendo a las personas. ¿Quién nunca estuvo en una situación parecida? Sin embargo, le aseguro que eso no agrada a Dios.

Pedro, movido por la emoción del corazón, por el calor del momento, tomó una actitud que fue reprobada por el Señor, observe:

“Pero uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo a un siervo del sumo sacerdote, le quitó la oreja. Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán.”  Mateo 26:51-52

Por lo tanto obreros (as), tengamos mucho cuidado con nuestros sentimientos. Ellos no pueden estar por encima de la razón, y sí dominados por la vigilancia que, cuando falta, trae consecuencias desagradables y es motivo de vergüenza para la persona y para los que están a su alrededor.

¿Cuántos obreros hoy no están más con nosotros? Lamentablemente, muchos están caídos y otros ya muertos y disfrutando del horror eterno, se dejaron llevar por los sentimientos del corazón y cayeron en la prostitución y en el adulterio, ¿no es verdad? Otros dejaron que el resentimiento dominara la situación y hoy están mal.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón,  porque de él mana la vida.”

Proverbios 4:23

Dios los bendiga

Obispo Sergio Correa

Comentar